Juramento del Tercer Canto

Las almas abandonaron sus promesas. Sólo una de ellas se debatió entre la perfección de su juramento y el coraje de su inconstancia. Un sentimiento de culpa le asolaba en virtud del cambio, así que decidió buscar y despejar las dudas que en ella crecían. Entre verdes aguas y pétalos de color buganvilla descubrió la madeja de sus alas. Aquí nace Juramento del Tercer Canto.

Con el sol naciente, se valió del dinamismo que recorría en su interior para responder a sus preguntas. No necesitaba consuelo, porque la decisión estaba aún sin tomar, sino dar respuesta a las dudas de su encrucijada.

Deambulando confundida de un enigma a otro, esta alma descubrió que la elasticidad de su atavío le permitía buscar más rápido cada respuesta. Sin más valor que su propia alma, se sirvió así de cada canto. El primero le dio la fuerza, el segundo le aportó valor y el tercero en enaguas lo convirtió.

Consiguió resolver cada duda y aquella encrucijada cesó. Jamás incumplió su promesa y de de bruces prometió no caer, resistiría. El coraje de sus alas era una salvación, sus enaguas eran su canto, su atavío era su esfera y su inconstancia… ¡Era su juramento!

Juramento del Tercer Canto

Diseño: Cariola Artesanía

Modelo: Alba Gutiérrez

Localización: Palacio de Viana (Córdoba)

Fotografía y contenido: Dos trianeros por el mundo

Deja un comentario